Notícias

Ver más noticias
17/04/2012
Categoria: Miembros RIET


Por Ignacio Martínez, miembro de la RIET
Nuestro Presidente ha dicho que este es el año de las concreciones, de las transformaciones, de las realizaciones efectivas que permitan avanzar hacia el Programa del FA que, básicamente, es el del trabajo, la salud, la educación, la eliminación de la pobreza, la redistribución de la riqueza y la justicia social.
Todo esto hacia la construcción de un nuevo país que repose en un nuevo modelo de producción, donde dejemos de ser meros exportadores de materia prima y empecemos a fabricar nuestros propios productos siderúrgicos, pesqueros, agrícolas, ganaderos, mineros, textiles, etc. En un reciente documento surgido del 8vo Congreso del MPP, los compañeros resumen algunas líneas que nosotros hemos mantenido desde siempre: la participación de los trabajadores en la conducción de las políticas productivas del país; alentar la producción agropecuaria familiar; detener la concentración extranjera de la tierra; un férreo control estatal de las empresas estratégicas existentes y de las explotaciones que pueden desarrollarse (minería, por ejemplo); apoyo a las empresas gestionadas por los mismos trabajadores (empresas recuperadas); entre otros ítems.

En lo social plantean fortalecer su relacionamiento con el frente sindical, juvenil, barrial y zonal, aspectos estos que saludamos enfáticamente porque creemos que está en la madurez de nuestro pueblo organizado, el avance sostenido hacia las transformaciones de fondo. Es cierto también que debemos trascender la mera gestión de un gobierno más o menos “serio y honesto”, para pasar a construir el nuevo Uruguay sobre las nuevas bases que nos da nuestro Programa, con un signo socialista, es decir la socialización de las riquezas que nosotros mismos generamos. Hablar de “liberación nacional” es hablar de liberarnos de la dependencia de los grandes centros de poder que designan nuestra vida y nuestro lugar en el mundo. Hablar de “liberación nacional” es hablar de revolución (palabra poco usada últimamente) que es lo mismo que hablar de socialismo a nuestra manera, con nuestras particulares características latinoamericanas, en el siglo XXI, y con nuestras propias uruguayeses.

Es cierto también que "todos los sectores son absolutamente necesarios para seguir avanzando hacia el programa histórico del FA".  Pero no es menos cierto que dentro del FA convivimos sectores cuyos universos estratégicos son, por un lado, limitarse a la gestión de gobierno, y otros que queremos avanzar hacia los cambios, en el marco de la legalidad actual, profundizando la democracia hasta hacerla de nuevo tipo, es decir, funcional al nuevo Uruguay. Para graficar esas diferencias, valdría poner sobre la mesa las diversas interpretaciones acerca de si creamos o no un frigorífico nacional. Entonces, compañeros emepepistas, ¿no es éste acaso el momento de avanzar en las alianzas de cercanías? Es que si hay diversidad de ideologías en el seno de Frente, es de suponer que hay diversidad de estrategias e interpretaciones del quehacer y del tipo de FA que precisamos. Si eso es así, es de suponer que el mismísimo FA es un territorio a ganar, que hay una búsqueda de liderazgo y preponderancia de ideas, sin perder el respeto a la diversidad y a la heterogeneidad de pensamientos.

Ese liderazgo quiere decir predominar con nuestras ideas en las resoluciones de los congresos, de las mesas políticas, del trabajo cotidiano de las estructuras, en las posiciones que se adopten frente a cada acontecimiento. Para eso, compañeros, es necesario juntarnos más allá de los acuerdos electorales. Estoy hablando de embanderarnos en torno a la liberación nacional de signo socialista con todos y cada uno de los compañeros, organizados o no, que, sin perder cada uno su perfil, si identidad, su historia, tengamos la humilde capacidad de reconocer que solos no vamos a ningún lado y que muy flaca será esa liberación y ese socialismo si no nos encuentra más juntos que nunca.

Es que ésta es la garantía de que éste año sea, realmente, el de las realizaciones y ellas vayan en la dirección del otro Uruguay posible, el más popular, el más democrático, el más izquierdista, donde los más infelices sean los más privilegiados y trascendamos la mera administración del equilibrio, que es mucha cosa, pero no alcanza.      

 

todavia no hay ningun comentario, se el primero en opinar

Escribe tu comentario


Nombre


Comentario

Mare Terra

Cooperación Internacional Foro de la RIET Suscríbete para recibir nuestra novedades

[Twitter RIET]

[Facebook RIET]

Premi Ones 2012

Programa V Encuentro de Escritores

Diputació de Tarragona

Port de Tarragona

Cator

Adhesiones